PIEDRA LUNA

La piedra luna, como su nombre nos indica, está totalmente ligada a la Luna y a sus ciclos como a los nuestros. Es una piedra reflexiva que nos recuerda que, como la luna crece y mengua, todo forma parte de un ciclo de cambios.

Emocionalmente es una piedra que alivia la inestabilidad emocional y el estrés y por ello ayuda a curar los desordenes del aparato digestivo relacionados con el estrés emocional.

Afecta poderosamente al ciclo reproductor femenino y alivia las dolencias relacionadas con la menstruación. Equilibra el sistema hormonal y se convierte en una gran aliada para combatir el síndrome pre-menstrual, la concepción para el embarazo, el parto y la lactancia.

También favorece nuestro sistema digestivo ayudando a asimilar nutrientes y a eliminar toxinas y retención de fluidos.

Como usar-la:

Llévala siempre junto a tu piel, es ideal como collar o pendientes, mejor que anillos.

Colócala sobre el chakra Anahata, sobre el corazón o sobre el plexo solar para tratar emociones durante tus meditaciones.

TURMALINA

La turmalina es una piedra chamánica que aporta protección durante los rituales. Limpia, purifica y transforma la energía densa en una vibración más ligera. Enraíza la energía espiritual y equilibra todos los chakras formando un escudo protector alrededor del cuerpo. Puede usarse para la lectura psíquica y fue usada tradicionalmente para señalar al culpable o causante en tiempos turbulentos e indica la «buena» dirección a tomar.

La turmalina tiene un intensa afinidad con las energías dévicas.

Psicológicamente la turmalina ayuda a comprenderse a uno mismo y a los demás, llevándote hacia lo profundo de ti, fomentando la autoconfianza y reduciendo el miedo. Disipa cualquier sentimiento victimista y atrae inspiración, compasión tolerancia y prosperidad.

La turmalina es una poderosa sanadora mental que equilibra los hemisferios izquierdo y derecho del cerebro y transmuta los patrones de pensamiento negativos en positivos. Esta piedra alinea los procesos mentales, ayuda a tratar la paranoia y a superar la dislexia . También es beneficiosa para la sexualidad y la disfunción emocional que puede estar detrás de la pérdida de libido. Equilibra la energía masculina y femenina dentro del cuerpo.

OLIVINA O PERIDOTO

La olivina es una piedra protectora del aura, en la antigüedad se creía que mantenía alejados a los malos espíritus. Esta piedra libera los patrones negativos y las viejas vibraciones para que se pueda acceder a una nueva frecuencia. Si has hecho trabajo psicológico, la olivina te ayuda a avanzar rápidamente. Es una piedra visionaria que te ayuda a entender tu destino y tu propósito espiritual. Es muy útil para los sanadores.

La olivina tiene un efecto limpiador, libera y neutraliza las toxinas a todos los niveles. Disuelve cargas, culpabilidad y obsesiones y nos permite soltar el «viejo equipaje».

La olivina te enseña que aferrarse a la gente o al pasado es contraproducente. También te enseña a desapegarse de influencias externas y a buscar guía en las propias energías superiores.

Psicológicamente alivia los celos, el resentimiento, el despecho y la cólera. Potencia la confianza y te motiva a crecer introduciendo los cambios necesarios.

Nos enseña a perdonarnos mirando hacia atrás , al pasado, y encontrando los regalos que nos han aportado las experiencias pasadas. Promueve la claridad psicológica y el bienestar y está sintonizada con la verdad espiritual.

Mentalmente la olivina afila la mente y la abre a nuevos niveles de consciencia. Disipa el letargo trayendo a tu atención todas las cosas que has descuidado consciente o inconscientemente. Con la ayuda de la olivina puedes admitir tus propios errores y seguir adelante. Te ayuda a responsabilizarte de tu propia vida, especialmente cuando crees que todo es culpa de los demás. La influencia de la olivina puedes mejorar enormemente las relaciones.

LABRADORITA

La labradorita es una piedra altamente mística y protectora portadora de luz. Eleva la consciencia y conecta con las energías universales. Esta piedra forma una barrera ante las energías negativas. Es una piedra de sabiduría esotérica que facilita la iniciación a los misterios de nuestra existencia. Permite acceder a nuestro propósito espiritual y eleva la consciencia. Estimula la intuición y los dones psíquicos, incluyendo el arte de saber elegir el «momento justo» trayendo mensajes de la mente inconsciente a la superficie para facilitar su comprensión.

Psicológicamente la labradorita disipa los miedos y las inseguridades limpiando los residuos psíquicos de anteriores decepciones. Fortalece la fe en el yo y la confianza en el universo.

La labradorita calma la mente hiperactiva y energiza la imaginación haciendo que surjan nuevas ideas. Aporta contemplación e introspección sintetizando el pensamiento intelectual como la sabiduría intuitiva es una excelente disipadora de ilusiones que va a la raíz del asunto y muestra la verdadera intención subyacente a los pensamientos y las acciones.

Esta piedra atrae a la superficie los recuerdos reprimidos del pasado. Es un compañero útil para atravesar los cambios que imparten fuerza y perseverancia.

Es una piedra de transformación.

HEMATITES

La hematites es particularmente eficaz para asentar y proteger. Armoniza mente, cuerpo y espíritu. Esta piedra tiene un poderoso elemento yang y equilibra los meridianos resolviendo los desequilibrios. Disuelve la negatividad y devuelve al cuerpo la paz y armonía. Se dice que la hematites es de ayuda en asuntos legales. Psicológicamente es una piedra fuerte, da apoyo a las mujeres tímidas y potencia la voluntad impartiendo confianza. Elimina las limitaciones y ayuda a expandirse siendo una piedra útil para superar compulsiones y adicciones. Trata el abuso de la comida, la adicción al tabaco y cualquier tipo de indulgencia. Te ayuda a firmar la paz con los errores cometidos y a aceptarlos como experiencias de aprendizaje más que como desastres.

Mentalmente la hematites estimula la concentración y el enfoque. Potencia la memoria y los pensamientos originales. Dirige la atención mental hacia las necesidades básicas de supervivencia y ayuda a resolver problemas de todo tipo.

Físicamente tiene una poderosa conexión con la sangre. Restaura, fortalece y regula el flujo sanguíneo.

Es útil para tratar problemas circulatorios y ayuda a los riñones a limpiar la sangre y regenera los tejidos. Estimula la absorción de hierro y la formación de los glóbulos rojos.

ÁGATA

Las ágatas son piedras que sirven para asentar las energías y aportan equilibrio físico, emocional e intelectual. Ayudan a centrar y estabilizar la energía física. El ágata tiene el poder de armonizar el yin y el yang, las fuerzas positivas y negativas que mantienen al universo en su lugar. Es una piedra que calma y alivia, trabaja despacio pero aporta una gran fuerza. Sus múltiples capas pueden traer a la luz información oculta.

A nivel psicológico, el ágata facilita delicadamente la aceptación de uno mismo, fomentado la autoconfianza. Favorece el autoanálisis y la percepción de las circunstancias ocultas, trayendo a tu atención cualquier alteración que esté interfiriendo en tu bienestar.

Las ágatas potencian la función mental mejorando la concentración, la percepción y las habilidades analíticas dirigiéndote hacia soluciones prácticas. Emocionalmente sana la ira interna, fomentando el amor y el coraje para volver a empezar. Resulta útil para cualquier tipo de trauma emocional. Crea una sensación de seguridad disolviendo la tensión interna.

Espiritualmente el ágata eleva la conciencia y vincula con la conciencia colectiva. Anima la contemplación serena y la asimilación de las experiencias de vida conduciendo al crecimiento espiritual y a la estabilidad interna.

El ágata estabiliza el aura. Su efecto limpiador es poderoso y puesta cerca o encima del corazón cura las enfermedades emocionales que impiden la aceptación del amor. Situada sobre el abdomen, estimula el proceso digestivo y alivia la gastritis. Limpia el sistema linfático y el páncreas, fortalece los vasos sanguíneos y sana desórdenes de la piel.