RODONITA

La rodonita es un equilibrador emocional que nutre el amor y fomenta la hermandad humana. Es capaz de mostrar los dos lados de un asunto. Esta piedra estimula, aclara y activa el corazón y su chakra Anahata. Asienta la energía, equilibra el yin con el yan y se dice que potencia la meditación basada en mantras alineando más el alma con la vibración.

La rodonita cura el shock emocional y el pánico prestando apoyo al alma durante el proceso. Es extremadamente benéfica en casos autodestrucción emocional, codependencia y abuso. Limpia las heridas emocionales y las cicatrices del pasado y trae a la superficie las emociones dolorosas para su trasmutación.

Esta piedra tiene una intensa resonancia con el perdón y favorece la reconciliación después de haber sufrido abusos durante mucho tiempo.

Puede usarse en la curación de vidas pasadas para abordar problemas de traición y abandono. Con su capacidad de fomentar el autoamor no egoísta y el perdón, ayuda a recuperar las proyecciones que culpan a la pareja de lo que en realidad está dentro de uno mismo.

La rodonita es una piedra útil para dar la vuelta a los insultos e impedir la venganza. Reconoce que la revancha es autodestructiva y fomenta una actitud de tranquilidad en situaciones peligrosas molestas.

Equilibra e integra las energías físicas y mentales. Permite acumular confianza y alivia la confusión.

Activa la glándula pineal y aporta guía intuitiva. Equilibra los chakras facilitando el flujo energético y se usa como elixir en situaciones traumáticas.

CUARZO ROSA

El cuarzo rosa es la piedra del amor incondicional y la paz infinita. Es sanador e incrementa poderosamente la energía. El cuarzo es un maestro sanador y puede usarse para cualquier dolencia.

Emocionalmente el cuarzo rosa es el mejor sanador. Libera las penas y las emociones no expresadas transmutando los condicionamientos que ya no sirven, aliviando el dolor interiorizado y sanando las carencias. Si nunca has recibido amor el cuarzo rosa te abre el corazón para que puedas ser receptivo. Si has amado y has perdido el amor, te reconforta en tu pena. El cuarzo rosa te enseña a amarte a ti mismo y es vital si piensas que no mereces ser amado.

No podrás aceptar el amor de otros ni amarlos a menos que te ames a ti mismo.

El cuarzo rosa limpia y potencia los órganos y los cuerpos sutiles, y actúa como profundo limpiador del alma.

Espiritualmente esta piedra eleva la energía al nivel más elevado posible, como contiene todos los colores, el cuarzo claro opera a todos los niveles del ser. Son como una biblioteca espiritual que almacena toda la información como un ordenador natural.

El cuarzo tiene la capacidad de disolver las semillas kármikas, potencia las capacidades psíquicas y te sintoniza con tu propósito espiritual. Usado en la meditación, filtra las distracciones.

A nivel mental favorece la concentración y activa la memoria. Estimula el sistema inmunitario y equilibra el cuerpo.

Facilita el perdón y nos enseña la verdadera esencia del amor incondicional.

AMAZONITA

La amazonita es una piedra con una poderosa acción filtradora. Absorbe las microondas y las emanaciones de los teléfonos móviles y protege contra la contaminación electromagnética. A nivel mental filtra la información que pasa por el cerebro y la combina con la intuición.

Se trata de una piedra muy relajante que alivia el cerebro y el sistema nerviosos y alinea el cuerpo físico con el etéreo manteniendo una salud óptima. Equilibra las energías masculinas y femeninas. Es una piedra que te ayuda a comprobar los dos lados de un problema o distintos puntos de vista. A nivel emocional la amazonita alivia los traumas emocionales clamando la preocupación y el miedo. Disipa la energía negativa y el enfado. Ayuda a manifestar el amor universal.

La amazonita equilibra los chakras Anahata (corazón) y Vishuddhi (garganta), potenciando la comunicación amorosa. También te ayuda a conectar con Ajna (el tercer ojo) y tu intuición. La piedra disipa la energía negativa y los bloqueos del sistema nervioso. Es benéfica en casos de osteoporosis equilibrando las deficiencias metabólicas que crean estas dolencias. Una de sus principales propiedades es la protección ante los peligros causados por las microondas y otras fuentes de bruma electromagnética.

LAKSHMI

Lakshmi es conocida por ser la diosa de la fortuna y las riquezas dentro de la mitología Hindú; esta diosa es muy nombrada por sus grandes dotes y la capacidad de influenciar a las personas a conseguir la prosperidad.

Lakshmi es conocida dentro de la mitología hindú por ser la deidad de la buena fortuna y la abundancia. Esta diosa está caracterizada por representar el amor y la belleza del mundo, su símbolo es la flor de loto donde la diosa se ve sentada o llevando esta flor en su mano derecha. Es reina de las riquezas y también es vista como la dueña de la fertilidad.

Se encarga de garantizar a todos aquellos que la siguen el bienestar y prosperidad para todos los ámbitos de la vida del ser humano y en su transición en la tierra mientras se encuentren vivos. Esta diosa lleva la abundancia material y espiritual.

La prosperidad que ofrece esta diosa inunda en lo espiritual y en o material, se cree que la adoración de esta diosa garantizara la verdadera felicidad inmediata. Lakshmi es vista como un ser único y aparece con su consorte Vishnu quien es el conquistador de la oscuridad del universo y el único que reina sobre la flor de Loto.

ÁGATA

Las ágatas son piedras que sirven para asentar las energías y aportan equilibrio físico, emocional e intelectual. Ayudan a centrar y estabilizar la energía física. El ágata tiene el poder de armonizar el yin y el yang, las fuerzas positivas y negativas que mantienen al universo en su lugar. Es una piedra que calma y alivia, trabaja despacio pero aporta una gran fuerza. Sus múltiples capas pueden traer a la luz información oculta.

A nivel psicológico, el ágata facilita delicadamente la aceptación de uno mismo, fomentado la autoconfianza. Favorece el autoanálisis y la percepción de las circunstancias ocultas, trayendo a tu atención cualquier alteración que esté interfiriendo en tu bienestar.

Las ágatas potencian la función mental mejorando la concentración, la percepción y las habilidades analíticas dirigiéndote hacia soluciones prácticas. Emocionalmente sana la ira interna, fomentando el amor y el coraje para volver a empezar. Resulta útil para cualquier tipo de trauma emocional. Crea una sensación de seguridad disolviendo la tensión interna.

Espiritualmente el ágata eleva la conciencia y vincula con la conciencia colectiva. Anima la contemplación serena y la asimilación de las experiencias de vida conduciendo al crecimiento espiritual y a la estabilidad interna.

El ágata estabiliza el aura. Su efecto limpiador es poderoso y puesta cerca o encima del corazón cura las enfermedades emocionales que impiden la aceptación del amor. Situada sobre el abdomen, estimula el proceso digestivo y alivia la gastritis. Limpia el sistema linfático y el páncreas, fortalece los vasos sanguíneos y sana desórdenes de la piel.

AJNA CHAKRA

El sexto chakra se llama Ajna. Está situado en el punto del entrecejo y también se le llama «el tercer ojo». Abre la puerta hacia los sentidos internos conectándolos primero con tu ser inconsciente y gradualmente con tu ser superior. Equilibrado, este chakra produce una compresión instantánea de cualquier situación, más allá del pensamiento racional habitual. También produce sentimientos de justicia, caridad y amor consciente.

Cuando está desequilibrado, una persona sólo reconoce lo externo, el mundo de la materia, manifestando intolerancia con las ideas de los demás y gran distorsión de la realidad, especialmente en las relaciones interpersonales.

El sexto chakra representa el desarrollo de una consciencia que nos abre a una realidad trascendente o a una consciencia universal. Esta energía que pertenece a nuestros chakras superiores, es decir, a aquellos de naturaleza espiritual, colectiva y sutil, implica precisamente en el desarrollo de una percepción que deja de estar anclada en la razón individual. Nuestra mente no sólo es limitada porque es incapaz de ver una realidad superior, que es la verdadera naturaleza del ser, también es responsable de que vivamos en la ilusión de ser un cuerpo y una mente y en general un individuo separado de todo lo que existe.

Con el sexto chakra nos conectamos con la sabiduría de la totalidad y alcanzamos el estado de yoga, de unión con el universo que es nuestra verdad.

ANAHATA CHAKRA

Este es el chakra del corazón, la morada de energía más sagrada: Nuestro ser real.

Al despertar este chakra hemos cruzado un límite, hemos pasado del mundo material al espiritual y aunque no nos desprendemos del primero, aquí podemos trascender nuestros deseos y pasiones y obtener la capacidad de expresar el verdadero amor.

Se le considera el chakra de la paz, del amor universal, de la compasión, casa del espíritu, centro del coraje. Cuando Anahata está en armonía, se expresa en la capacidad de curación y atención a los demás de manera compasiva y desinteresada.

Un Anahata que está desequilibrado se puede manifestar como dificultad a la hora de expresar los sentimientos o con una sensación de ansiedad, hipersensibilidad o remordimiento que en el caso más extremo puede llegar al sentimiento del odio.

Cuando te topas con rencores de tu pasado o presente puedes elegir sentirlos plenamente y dejarlos ir o aferrarte a ellos. Al dejarlos ir eres capaz de abrir tu corazón a nuevas experiencias y personas con compasión. Aferrarte al daño, hace que tengas sentimientos negativos y te aleja de oportunidades como amar y ayudar.